Para proporcionar nuestros servicios usamos cookies. Si continuas navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Limpiar o no limpiar esa es la cuestión

Por rcintas el

Esta es una de las cuestiones más controvertidas entre los coleccionistas de monedas. Existen firmes defensores de la limpieza de las monedas, si bien los más puristas opinan que el valor de una moneda se incrementa con su historia y la pátina que el tiempo produce sobre las monedas es el más claro ejemplo de esa historia. Una de las inquietudes del coleccionista profano es tener una colección de monedas lo más brillante posible para que estas tengan aspecto de ser nuevas, importando más el brillo que el desgaste de los detalles de las improntas de la moneda.

Kit de limpieza de monedas mediante electrólisis

La pátina que se genera en las monedas depende del material con el que estén fabricadas, en la mayoría de los casos se traduce en una tonalidad oscura de óxido o envejecimiento. Aunque en algunas monedas de plata se forma una pátina de color dorado, azul, o incluso iridiscente (arcoiris) que es muy apreciada por los numismáticos.

Como en todas las cuestiones controvertidas, lo más sensato es limitarnos a ofreceros toda la información al respecto y que seáis vosotros los que decidáis en que casos os merece la pena o no llevar a cabo la limpieza. Eso sí, teniendo en cuenta que el proceso de limpieza ha de realizarse con paciencia y mucho cuidado para eliminar solo la suciedad y no afectar a la composición o el acabado de las monedas. Como ocurre con todo tipo de restauraciones, la experiencia es un grado, por lo que si finalmente te decides a intentar limpiar tus monedas para mejorar su aspecto comienza probando las distintas técnicas sobre monedas de similares características pero poco o ningún valor. Eso sí, aplica el mismo procedimiento de limpieza que utilizarás con la otra moneda para asegurarte de obtener resultados similares.

Existen multitud de técnicas de limpieza de monedas: en función del tipo de suciedad, del material con el que están confeccionadas, de la calidad de los detalles que contienen, de la antigüedad, etc.

Muy bien, entonces ¿limpio o no limpio?

A modo de resumen os dejamos una lista de preguntas que hacerse como ayuda para tomar la decisión:

¿Dispones de tiempo suficiente?

La limpieza de monedas, como cualquier tipo de restauración es una tarea de precisión, las prisas nunca son buenas consejeras y menos en este tipo de actividades. Si no vas a dedicarle el tiempo necesario es mejor que la pospongas para una mejor ocasión.

¿Vas a poder centrarte completamente?

Como ya hemos comentado, la limpieza de monedas requiere de plena atención, si bien las técnicas no son muy complicadas, la precisión a la hora de llevarlas a cabo es fundamental. Olvidarse una moneda bajo un tratamiento químico por atender una llamada de teléfono puede acabar por arruinar la moneda completamente.

¿Conoces todas las característica de la moneda a limpiar?

Las técnicas a aplicar varían en función del tipo de moneda a limpiar así como de su composición. Asegúrate de conocer los materiales presentes en la aleación así como la resistencia de los mismos, aplicar una técnica correcta sobre la aleación incorrecta puede provocar corrosiones, abrasiones o desgastes inesperados.

¿Va a ser más atractiva para los compradores si la limpio?

Muchos coleccionistas aprecian más la apariencia original de una moneda que el brillo artificial logrado al limpiar la moneda, por lo que sólo compran monedas cuyo aspecto les confíe que no hayan sido limpiadas con anterioridad. La utilización de productos químicos que contienen ácidos hacen que se pierdan las primeras capas de metal, reemplazando la pátina original de la moneda por un brillo no genuino. Además, monedas de cobre o latón volverán a oscurecerse rápidamente tomando un color desigual, artificial y en muchas ocasiones poco atractivo.

¿Mejorará la conservación de la moneda tras ser limpiada?

La pátina que tiene una moneda no es mala, sino que además es una protección natural para la moneda. Una buena pátina no debe ser eliminada, al retirarla la superficie brillante queda de nuevo expuesta y acabará oxidandose otra vez. Causando una pérdida leve del metal de la moneda y cayendo en un circulo vicioso.

¿Aumentará el valor de la moneda una vez limpiada?

Podemos decir que, en general, el valor de las monedas no se incrementará con su limpieza, sino todo lo contrario. La eliminación de la pátina produce un brillo artificial en la moneda lo que puede hacer crecer la desconfianza en un posible comprador. Además, como producto de la limpieza se puede provocar arañazos y deterioros en la superficie de la moneda lo que reducirá drásticamente su valor.

Por último, hay que tener en cuenta que:

Los coleccionistas y los vendedores de monedas limpian las monedas muy raras veces. Si las monedas tienen valor como piezas de colección, nada puede rebajar el precio más rápidamente que limpiarla de manera incorrecta. Una pátina atractiva puede mejorar el valor de la moneda, eliminar esa capa puede dañar este color único que se ha desarrollado a lo largo de muchos años.

En términos generales, la limpieza suele quedar reducida a monedas muy antiguas es las que resulta muy difícil su identificación debida a la suciedad adherida en su superficie o bien para monedas de bajo valor en las que su aspecto final resulta más importante que las pérdidas ocasionadas por la limpieza.

Tipos de limpieza

A continuación se detallan las principales técnicas aplicadas en la limpieza de monedas junto con sus principales ventajas e inconvenientes.

Abrasivos químicos:

Consiste en la limpieza mediante un producto químico con algún tipo de ácido en su formulación lo que remueve la suciedad y la pátina mediante una reacción química. El principal problema es que cada vez que se sumerge la moneda en el producto químico, aunque sea unos pocos segundos, se elimina una fina capa de metal. Realizar este proceso varias veces puede acabar por eliminar detalles del acabado de la monedas, pudiendo llegar incluso a que la moneda al final la moneda quede desgastada y totalmente deslustrada.

Además generalmente se produce un brillo antinatural, los productos químicos tienen resultados diferentes para cada metal, por lo que hay que tener cuidado en aplicar el producto correcto. Por otro lado, estos limpiadores con ácidos hacen que después de la limpieza se active el metal, formándose rápidamente de nueva pátina, que en las monedas de cobre será muy desigual mientras que en las monedas de plata será muy uniforme. Indistintamente, este proceso es contrario a la evolución natural del proceso de oxidación y envejecimiento de estos dos metales, por lo que la pátina final tendrá un acabado muy artificial.

 Abrasivo químico para la limpieza de monedas

Después de sumergir la moneda en el limpiador, hay que neutralizar el producto químico, aclarando la moneda con agua destilada mediante un algodón. Nunca se debe usar agua del grifo puesto que esta contiene minerales que pueden causar oxidación. El agua destilada se puede conseguir en una farmacia o en cualquier gran superficie. También es recomendable controlar el secado de la moneda utilizando un paño suave o una fuente de calor suave.
Como ejemplo de aplicación de este tipo de abrasivos es posible utilizar amoniaco en el proceso de limpieza de monedas de plata de ley con una densidad superior a las 925 milésimas. Basta sumergir la moneda en un recipiente de cristal y esperar a que se elimine la oxidación, pudiendo tomar el agua un color azulado. Después de la limpieza se debe neutralizar el amoniaco con acetona o agua destilada.

Existen en el mercado una gran variedad de limpiadores de monedas, sin embargo, se debe prestar especial atención a los metales para los que están recomendados. La aplicación de un limpiador genérico puede proporcionar buenos resultados en algunas monedas y, al mismo tiempo, resultar desastroso para otras.

Abrasivos físicos:

A diferencia de los químicos, el proceso de eliminación de la suciedad se basa en un proceso físico, básicamente en un proceso de fricción, en lugar de una reacción química.
Un buen ejemplo es la aplicación de bicarbonato sódico en monedas de plata. Para ello, se crea una pasta húmeda con bicarbonato y agua (preferiblemente destilado), y se frota la moneda con esta pasta. Este proceso no debe ser aplicado en monedas que tengan un acabado muy fino (proof, brilliant uncirculated o uncirculated), ya que no podemos delimitar la zona de aplicación con precisión y la eliminación de una pequeña mancha puede producir arañazos en la superficie.

 Abrasivo físico para la limpieza de monedas

Al igual que en caso de utilizar un abrasivo químico, es fácil de detectar que la moneda ha sido limpiada. Una vez finalizado el proceso es necesario limpiar todos los remanentes del producto, aplicando acetona o agua destilada.

Productos no abrasivos

Sería la limpieza ideal, la que no elimina ningún átomo de la moneda, conservando la pátina original. Para eliminar la suciedad, grasa o mugre adherida, se sumerge la moneda en agua templada con jabón durante horas o días, sin frotar la moneda con las manos, ni con un cepillo, simplemente dejando que el agua y jabón vayan reblandeciendo y despegando la posible suciedad. Cualquier recipiente es bueno para alojar el agua mezclada con jabón, siempre que este no sea metálico, para evitar posibles procesos de oxidación.

Otro posible producto a utilizar es la acetona, ya que esta consigue eliminar los restos de PVC que producen una fina película verde en la moneda (generalmente debidos al uso de sistemas de almacenamiento y conservación incorrectos), restos de grasas, residuos por cinta de celo o pegamento.

Al igual que ocurre con los productos abrasivos, en función del material con el que esté realizada la moneda, se recomienda la utilización de unos u otros. Por ejemplo, el oro no sufre oxidación al ser inerte, para limpiarlo basta con alcohol, nunca debe aplicarse otro tipo de productos limpiadores.

 Limpieza de monedas sin abrasivos, utilizando agua

Para monedas de cobre o bronce también se recomienda el aceite de oliva para eliminar suciedad u otras sustancias adheridas a la moneda. Se puede sumergir una moneda de cobre en aceite de oliva durante días o semanas en un recipiente cerrado, cambiando el aceite cada mes. No se deben aplicar productos químicos con ácidos a monedas de cobre ya que después de la limpieza volverá rápidamente a coger un pátina artificial y muy desigual.

Limpieza mecánica

Otra de las técnicas utilizadas en la limpieza de monedas es la limpieza mecánica. Esta se basa en la utilización de diferentes herramientas: palillos de dientes, de bambú, un cepillo con hilos de latón u otro tipo de materiales flexibles. Esta técnica se suele aplicar en las fases iniciales de la limpieza, para quitar tierra o costra o bien para la eliminación de residuos puntuales fuertemente adheridos a la moneda. Se basa en frotar suavemente y con el cepillo o utensilio siempre humedecido y limpio, para limitar todo lo posible los arañazos que se puedan provocar a la pátina.

Para las concreciones o puntos de corrosión muy adheridos y resistentes se puede emplear lapiceros con puntas de diferentes metales (de diferente dureza) como aluminio, latón, titanio, acero, etc, incluso también rascadores de fibra de vidrio (fibber glass), puntas perfiladoras de acero, o incluso bisturíes.

 Herramientas para limpieza mecánica de incrustaciones en monedas antiguas

También existen lápices de goma que generalmente son utilizados por los coleccionistas para la eliminación de pequeños residuos o huellas dactilares. Estos lápices son muy suaves por lo que no afectan en gran medida al detalle propio de la moneda.

Lápiz de goma para la limpieza de monedas

En resumen, esta técnica debe de emplearse con extremo cuidado dada la facilidad de provocar deterioros en la moneda. Su aplicación suele limitarse a las fases iniciales, sobre todo para monedas antiguas encontradas bajo tierra que están muy sucias y oxidadas. Este tipo de monedas deben ser limpiadas para hacer visibles sus improntas y permitir su catalogación ya que pueden venir acompañadas de tierra, arcilla o minerales agregados, que son muy difíciles de quitar sin emplear métodos mecánicos.

Moneda cubierta de arcilla

Limpieza eléctrica (Electrolisis)

La electrolisis es la limpieza más invasiva y consiste en limpiar una moneda de cobre o plata que hubieran estado enterrada y que tienen una costra tan dura que no sale con aceite, ni rascando con palillos o puntas. También es la única solución al cáncer del bronce, ya que si lo quitamos mediante limpieza mecánica este volverá a aparecer en cuestión de semanas.
La limpieza se lleva a cabo de forma abrasiva, mediante una descarga eléctrica bajo el agua con sales durante unos minutos u horas, donde los iones del electrodo positivo (ánodo) se transfieren al electrodo negativo (cátodo). El problema de este procedimiento estriba en que normalmente se destruye la pátina de la moneda.

Al someter a electrólisis una moneda de plata, la corriente separa el cobre de la plata. En monedas con contenido alto en cobre como los vellones, se formará una superficie externa de plata pura que se quita muy fácilmente. Por esto hay que ser muy cautos con la electrólisis en monedas de plata, sobre todo si son de baja calidad. Esta técnica no debe aplicarse a monedas de bronce con una pátina verde/marrón estable homogénea. Esa pátina tiene 2000 años de historia y protege a la moneda del aire y humedad.

Se puede adquirir un kit de electrólisis en una tienda especializada aunque es relativamente la construcción un kit doméstico a partir de un transformador de corriente AC/DC de entre 6 y 12 voltios, el de un ordenador portátil por ejemplo. A mayor voltaje utilizado menos tiempo requerirá la limpieza electrolítica.

Curiosidad. Sistema de limpieza de monedas con abejas:

Por último cabe destacar a modo de anécdota, un sistema de limpieza utilizado en Corea, en el que se utiliza polen de Acacia para atraer a las abejas.Estas utilizando sus trompas, succionan o liban la superficie de la moneda, dando como resultado una superficie limpia, brillante y muy lustrosa. Os dejamos una imagen que ilustra el proceso:

Abejas limpiando una moneda 

Y vosotros, ¿qué pensáis?, ¿limpiais o no limpiais vuestras monedas? Dejadnos vuestros comentarios al respecto!!